CONTRATOS (TAS) Un jugador que rescinde un contrato de trabajo por incumplimiento de las obligaciones económicas contractuales por parte de su empleador después de haber dirigido varias cartas al club para resolver el asunto sin recibir respuesta, tiene justa causa para dar por terminado el contrato

CONTRATOS (TAS) Un jugador que rescinde un contrato de trabajo por incumplimiento de las obligaciones económicas contractuales por parte de su empleador después de haber dirigido varias cartas al club para resolver el asunto sin recibir respuesta, tiene justa causa para dar por terminado el contrato

Para ser demandado en un procedimiento ante el TAS, una parte debe estar expresamente mencionada como demandado en el escrito de apelación o intervenir sobre la base de las disposiciones relacionadas del Código TAS, a menos que se estipule lo contrario en cualquier regulación. Por lo tanto, una parte como la FIFA no puede ser “forzada” a participar en el procedimiento después de transcurrido el plazo para interponer el escrito de apelación.

El alcance de una apelación se limita al nivel contractual de un caso que involucre a un club y un jugador y no puede referirse a las sanciones disciplinarias impuestas al club por la FIFA si La FIFA no ha sido mencionada expresamente como parte y no tenía la intención de intervenir.

Este es contenido exclusivo para usuarios registrados

Debes iniciar sesión o registrar una cuenta para ver este contenido.

Ver sentencia  

Según el artículo 22 lit. b) del Reglamento de la FIFA sobre el Estatuto y la Transferencia de Jugadores (RSTP), la Cámara de Resolución de Disputas de la FIFA (DRC) es el órgano competente para decidir sobre conflictos laborales de carácter internacional, sin perjuicio del derecho de cualquier jugador o club a buscar reparación ante una corte civil. La única excepción es cuando un tribunal de arbitraje independiente garantiza procedimientos justos y respeta los principios de igualdad de representación de jugadores y clubes y se ha establecido claramente a nivel nacional en el marco de la asociación y/o un contrato colectivo de trabajo (art. 22 lit. b) in fine). En referencia a varios “tribunales de jurisdicción” competentes incluidos en una selección nacional de fútbol, el reglamento de la federación no es lo suficientemente claro como para derogar la competencia general de la RDC de la FIFA. Además, el primer movimiento de un jugador hacia la federación nacional no puede ser considerado como una aprobación para someter el caso a este órgano jurisdiccional especialmente cuando, después de haber sido debidamente informado de sus derechos, el jugador retira su solicitud, que quedó sin efecto, y presentó una demanda ante la FIFA.

El principio de cosa juzgada tiene por objeto evitar que se tomen decisiones contradictorias. A este respecto, si el organismo de primera instancia de una Federación Internacional, como la FIFA DRC, ha sido incautado primero, no tiene por qué suspender el procedimiento. Por el contrario, para evitar la emisión de decisiones contradictorias, es deber del órgano de la federación nacional en cuestión suspender el procedimiento iniciado por un club hasta que el órgano de primera instancia de la Federación Internacional haya tomado una decisión.

Un jugador que rescinde un contrato de trabajo por incumplimiento de las obligaciones económicas contractuales por parte de su empleador después de haber dirigido varias cartas al club para resolver el asunto sin recibir respuesta, tiene justa causa para dar por terminado el contrato.

Conforme a la normativa aplicable de la federación nacional de fútbol, ​​a menos que el contrato estipule lo contrario, si la terminación unilateral del contrato se produce durante el período protegido, la parte que haya incumplido el contrato, es decir, el club, pagará a al jugador una compensación que represente el monto total de los derechos económicos que el jugador tiene derecho hasta la expiración del contrato, excepto por el juego y el objetivo de bonos. A falta de una apelación del jugador, un panel del TAS se iría “ultra petita” si adjudicó al jugador una cantidad superior a la otorgada por la FIFA DRC sobre la base del artículo 17 FIFA RSTP.

 

In order to be respondent to a proceeding before CAS, a party must either be expressly mentioned as a respondent in the statement of appeal or intervene on the basis of the related provisions of the CAS Code, unless otherwise foreseen in any applicable regulation. A party such as FIFA cannot therefore be “forced in” the proceedings after the time limit to file the statement of appeal has elapsed.

The scope of an appeal is limited to the contractual level of a case involving a club and a player and cannot concern the disciplinary sanctions imposed to the club by FIFA if FIFA has not been mentioned expressly as a party and did not intend to intervene.

According to article 22 lit. b) of the FIFA Regulations on the Status and Transfer of Players (RSTP), the FIFA Dispute Resolution Chamber (DRC) is the ordinary competent body to decide on employment-related disputes of an international dimension, without prejudice to the right of any player or club to seek redress before a civil court. The only exception is when an independent arbitration tribunal guaranteeing fair proceedings and respecting the principles of equal representation of players and clubs has been clearly established at national level within the framework of the association and/or a collective bargaining agreement (art. 22 lit. b) in fine). The reference to various competent “courts of jurisdiction” included in a football national federation’s regulations is not clear enough to derogate to the general competence of the FIFA DRC. Furthermore, the first move of a player towards the national federation’s body cannot be considered as an approval to submit the case to this jurisdictional body especially when, after having been duly informed of his rights, the player withdrew his request, which became void, and filed a claim before FIFA.

The principle of res judicata aims at avoiding that contradictory decisions be taken. In this respect, if an International Federation’s first instance body such as the FIFA DRC has been seized first, it has no reason to suspend the proceedings. On the contrary, in order to avoid the issuance of contradictory decisions, it is the duty of the national federation’s body concerned to suspend the proceeding started by a club until the International Federation’s first instance body has taken its decision. 

A player who terminated an employment contract due to the breach of its financial contractual obligations by his employer after having addressed several letters to the club in order to solve the matter without receiving any reply, has just cause to terminate the contract.

Under the applicable national football federation’s regulations, unless the contract stipulates otherwise, if the unilateral termination of the contract occurs during the protected period, the party found to be in breach of contract i.e. the club, shall pay to the player a compensation representing the total amount of financial rights that the player is entitled to up to the expiry of the contract, except for the game and objective bonuses. In the absence of an appeal of the player, a CAS panel would go “ultra petita” if it adjudicated a higher amount to the player than the one granted by the FIFA DRC on the basis of article 17 FIFA RSTP.

Para ver la decisión original presiona aquí TAS 2010 / A / 2289

 

Compartir:

Identificación 8140
Publicado agosto 3, 2011
Vistas: 30
Miembro desde 1 año

Enviar Mensaje

Soporte de llamadas:

Correo electrónico:

Dirección:

Cll 76 #11-41. Oficina 901. Bogotá. Colombia

Categorías

Copyright © 2022 JurisDeportiva . Todos los derechos reservados.